¿Cuántas noches te querré? ¿Cuántos lunes viviré? ¿Cuántos besos en silencio robaré? ¿Cuántos lunareshay en tu piel? ¿Cuántas miradas me hicieron falta para ver que sin tu amor el respirar se hace dolor? ¡Ay que cosa tan rara y complicada! Que en la movida esta del amor cuando lo tienes te sobra, y cuando te falta ya no sale el sol.

lunes, 13 de julio de 2015

Los amigos deben ser personas que antepongan su propia felicidad a la tuya, aunque siempre sin dejar de ser ellos mismos.
Los amigos, al menos, deben quererte tanto que les de igual tener que levantarse a las 8 de la mañana porque tú estés llamando incesablemente a su timbre cuando los necesitas. Tiene que gustarles darte consejos, aunque a veces sean un poco malos y te recuerden a errores del pasado. Los amigos, están para tener a mano todo su repertorio de reprimendas, "te lo dije" y siempre, siempre sus interminables abrazos.
Los amigos deben estar construidos por lágrimas compartidas, discusiones y toda clase de momentos malos, aunque sin olvidar las risas, los momentos inolvidables, las tardes de cine y de fiesta...
Los amigos se deben anteponer a los novios, amigos con derechos y toda clase de relación sentimental (o no tan sentimental, más bien física).
Los amigos deben formar tal parte de ti, que no te imaginas la vida sin ellos, porque te morirías. Los verdaderos amigos, esos que nunca olvidarás, saben antes que tú mismo lo que necesitas, te apoyan en cualquier decisión por mala que parezca.

Los amigos son todo esto, y yo últimamente no lo termino de encontrar. Me esfuerzo por que las cosas salgan bien y que queden atrás rencores, pero no termina de funcionar. Un día está la relación tan tan bien que te recuerda a cuando en ese verano nuestra amistad se hizo tan fuerte que parecía indestructible, pero al día siguiente solo parecemos viejos conocidos que apenas se saludan por la calle. Quizá fue culpa mía, por alejarme un poco, de manera física, de ellas. Quizá fue el tiempo que no perdona. No lo se. Sólo se que ansío recuperar aquella, fuerte, feliz y envidiable amistad que nos unió no hace tanto.

martes, 31 de marzo de 2015

A mis queridos 16.


Parece mentira que siga aquí. Hace prácticamente un año que no escribo y quizá sea porque poco a poco he ido encontrando pedazos de lo que quedaba de mi y he intentado reconstruirme. No soy la misma y creo que nunca volveré a serlo, pero quedaron atrás las noches de insomnio, las dudas infinitas, los castigos, los llantos...salió todo y soy una persona nueva.
Realmente no se porque no escribía, ya que me encanta y forma parte de mi y sobre todo de mi oscuro pasado. Sinceramente creo que esas tinieblas pueden volver si no voy con cuidado y como se que las sombras están al acecho nunca podré ser completamente feliz, nunca podré compartir mi pasado y construir un verdadero futuro.
Solo quería poner por escrito los pensamientos que no se atreven a salir por miedo a lo que haré, diré, pensarán, harán, dirán...pero ya me da igual quiero ¡VIVIR!
Solo espero hacer esto más a menudo...

--------------------------------------------------------------------------

Ya tengo mis dulce dieciséis, los que me dan miedo, cierran etapas, abren otras...siempre me han dado miedo los cambios y en cierto modo creo que a la mayoría de las personas les asustan.
Otra parte que me da miedo de mis dulce dieciséis es la toma de decisiones, no puedo evitar pensar que continuamente me estoy equivocando.
También me da miedo la responsabilidad que se me adjudica instantáneamente, porque realmente no se si estoy preparada para tantas responsabilidades.
Los dulce dieciséis no son más que un tópico, aunque no todo es malo, solo es que estoy demasiado asustada...
Es bonito sentirse mayor y libre, poder escoger tu propia vida y vivirla...

A mis dulces dieciséis y a todas las personas que hacen posible que sean inolvidables.