¿Cuántas noches te querré? ¿Cuántos lunes viviré? ¿Cuántos besos en silencio robaré? ¿Cuántos lunareshay en tu piel? ¿Cuántas miradas me hicieron falta para ver que sin tu amor el respirar se hace dolor? ¡Ay que cosa tan rara y complicada! Que en la movida esta del amor cuando lo tienes te sobra, y cuando te falta ya no sale el sol.

viernes, 31 de enero de 2014

Bien, llega ese momento en el que todo es muy confuso, no sabes donde estas ni donde quieres ir. No sabes nada, solo que estás viva, aunque tampoco sabes muy bien por qué, y pensando que ojalá no lo estuvieras. Estás mal, muy mal. A los demás les dices que estás bien solo por el simple pero cierto hecho de que no sabes como explicar que estás hecha una autentica mierda, pero que no se lo puedes contar a nadie por que las traicionarías y te lo harían pagar caro, porque sientes vergüenza y porque tienes auntentico pánico a que piensen que estás loca. Además de todo este enredo de sentimientos, te das cuenta que has perdido demasiado por el camino, que echas de menos muchas cosas, esas que solo aprecias ahora que las has perdido. Es siempre así, no aprecias el calor del verano hasta que ves el frío y la nieve del invierno en tus narices, no extrañas el sol hasta que se hace de noche, no echas de menos tu hogar hasta que estás lejos, no te das cuenta de que le quieres hasta que ya le has perdido para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario