¿Cuántas noches te querré? ¿Cuántos lunes viviré? ¿Cuántos besos en silencio robaré? ¿Cuántos lunareshay en tu piel? ¿Cuántas miradas me hicieron falta para ver que sin tu amor el respirar se hace dolor? ¡Ay que cosa tan rara y complicada! Que en la movida esta del amor cuando lo tienes te sobra, y cuando te falta ya no sale el sol.

viernes, 18 de octubre de 2013

< Decíamos que amábamos las noches, pero las noches nos mataban.>





Una noche cálida de Julio es lo que yo recuerdo ahora cuando escucho tu nombre.
Una noche, y por supuesto, todo lo que me hacia vibrar de ti.

Las noches nos mataban, contaban los días que quedaban para irnos, pero daba igual.
Mi estómago sigue necesitando de tu matamariposas, mientras que mi cabeza sólo quiere hablar de otros.

Nosotros amábamos las noches, las amábamos. Nos hacían un poco más humanos. Nos alejaban de pequeñas realidades sin sentido, que nos asfixiaban en este puto mundo lleno de crueldad sin un poco de amor.

El amor de acaba, y cuando llega el fin cuesta creer que ya no quede nada más, que nos hemos convertido en una triste marioneta más, que aún no sabemos con certeza quien maneja los hilos.

Nos hemos convertido en muñecos teledirigidos por la sociedad, si ella dice que no amemos, se acabó  el amor -y eso no lo pienso consentir-.



A todos aquellos que luchan por ser diferentes, aún queriendo que seamos iguales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario