¿Cuántas noches te querré? ¿Cuántos lunes viviré? ¿Cuántos besos en silencio robaré? ¿Cuántos lunareshay en tu piel? ¿Cuántas miradas me hicieron falta para ver que sin tu amor el respirar se hace dolor? ¡Ay que cosa tan rara y complicada! Que en la movida esta del amor cuando lo tienes te sobra, y cuando te falta ya no sale el sol.

domingo, 30 de junio de 2013



Soy cursi. Cuando digo que sin ti mi vida no tiene sentido.
Soy soñadora. Cuando digo que estaremos para siempre juntos.
Soy sincera. Cuando te digo que no te quiero, que te amo.
Soy mentirosa. Cuando digo que nunca te quise ni te querré.
Soy posesiva. Cuando quiero todas tus cosas.
Soy egoísta. Cuando te quiero solo para mi.
Soy ingeniosa. Cuando invento nuevas cosas que hacer juntos.
Soy egocéntrica. Cuando solo quiero que me mires a mi.
Soy generosa. Cuando digo que quiero que compartamos todo.
Soy fraternal. Cuando te cuido como una madre.
Soy cariñosa. Cuando te abrazo por las noches.
Soy bruta. Cuando mataría por ti a todo el que hiciera falta.
Soy imbécil. Cuando solo pienso en ti.
Soy infantil. Cuando juego contigo por las tardes.
Soy una trotamundos. Cuando viajo con mi mente por tu cuerpo.

Pero sobretodo soy tuya, cuando me miras con amor.

Si. Pequeñas para amar.



Mi desconocido:

Eso dicen.
Si. Pequeñas para amar.
O eso dicen por ahí.

Esta carta creo que es la más especial que te he escrito anónimamente. No es ese tipo de cartas en el que te declaro mi amor a lo princesita de cuento, más que nada, porque ya lo sabes.

Dicen, que somos pequeños para amar, pero ellos a nuestra edad ya estaban juntos. Nos repiten que tenemos tiempo más que suficiente, pero no saben que en nuestro interior hay un pequeño reloj que cuando estamos juntos va más rápido, le he puesto nombre y todo, corazón. Nos advierten que no tenemos edad para querer, pero no se imaginan el zoo y los fuegos artificiales que saltan cuando nos vemos. Nos dicen que no nos llenará estar juntos, pero cada vez tengo menos hambre desde que te quiero.

¿Sabes amor? No soy pequeña, tengo unos bien merecidos 14 años, pero esa no es mi verdadera edad, los números no existen, tan solo mis letras, tus movimientos, mis notas, tus palabras...solo eso...

Quizá sea la carta más corta que te escribo, pero no hace falta nada más. Lo demás ya lo sabes.

Siempre tuya.

jueves, 20 de junio de 2013


20 de junio de 2013

Cariño,
Diles, que lo nuestro no era eterno.
Diles, que en realidad no te quería. Qué solo quería a alguien al lado que me mimara todas las noches.
Diles, a todos ellos, que soy irritante. Qué no te dejo dormir por las noches con mis tonterías. Que no te gustaban mis tardes en el autobús.
Diles, que todo son defectos, que soy una patosa, y que nada se me daba bien. Que en realidad no me gustaba el fútbol. Qué soy rara. Qué me das por imposible, y que no me gusta cogerte la mano.
Diles, que odiabas mis bajones todas las noches, que ya no era feliz, qué ya no me gustaba la música, o que ya ni me relajaba escribir.
Si quieres diles, grítales que he cambiado, que no soy la misma, y que ya no quieres recuperarme. Que soy diferente, para nada única.
Diles, que soy imbécil. Qué ya no me quieres. Y que tiraste tu vida por la borda conmigo, que no merezco la pena, ni la alegría.
Diles que me odias, que no me entiendes, y que no sabes por qué me quisiste. Que no me gustaba cuando me llamabas princesa, ni los besos de buenos días, ni los mensajes de texto diciéndome que me extrañabas.
Diles que me levantaba y estaba de mal humor.  Que odiabas mi café y mis cenas. Que no me gustaba hablar y que me guardaba lo que sentía.
Diles, que no te abrazaba cuando estabas mal, y que no soy buena para ti.
Diles también que odiabas mi trabajo, y que no paraba de ponerte celoso. Que prefería las noches con mis amigas en vez de contigo. Que nunca pasaba las tardes en casa.
Diles, que me enamoré den las paradas de autobús y tren. Que yo solo quería ir lejos.
Además diles, que era un poco macabra, y que no quería tener hijos contigo.
Cuéntales, que rechacé tu propuesta de matrimonio y que quería irme del piso en el que vivíamos.


Adelante. Díselo. Grítale al mundo todo.
Grítale, que me odias y que ojalá me vaya mal. Dile, que no me merezco nada. Adelante, diselo, por favor.
Diles por qué terminamos. Diles que me enamoré de otro y que ya no quería estar contigo. Que te odiaba.
Pero ante todo, diles que estabas enamorado de mí y de todos mis defectos. Que te encantaban mis extrañezas, y que no te importaba lo que hiciera con tal de que fuera feliz. Cuéntales, que me amabas por encima de todo y de todos, pero que yo lo jodí. Díselo, porque necesito volver a ser libre.

Lo siento si te hice daño, no era mi intención, honey.
Yo te quería, pero no estábamos echos el uno para el otro.

La que un día te amó, que ahora se muere por un desconocido.